jueves, 25 de febrero de 2016

Morir de Hambre. Marcelle Pichon

Marcelle Pichon de 64 años, fue encontrada, diez meses después de su muerte, perfectamente momificada en su cama. Pero tal vez este caso nos interese más por los últimos momentos de  vida de la mujer que por el estado de conservación de su cuerpo. Fue modelo en la sastrería de Jacques Fath en los años cincuenta, que había pasado por dos divorcios, y que vivía sola, sin dinero, en un piso sin luz, sin gas, sin teléfono, en septiembre de 1984 decidió dejarse morir de hambre.

Su diario, que fue encontrado al lado de su cama y que fue redactado con paciencia, día tras día, es alucinante. He aquí algunas páginas:
"23 septiembre: cansada de vivir, he decidido morir. 9 de octubre: Decimoséptimo día de ayuno. Medio litro de agua al día. Me aseo sentada, el corazón late cada vez menos. 45 kilos. 24 de octubre: Trigésimo primer día. 40 kilos, crisis de hígado espantosa; por una taza de caldo, una raja de melón, una naranja, una vendería el alma. 28 de octubre: Es terrible, ya no consigo tragar agua, mi lengua es como un caracol que suelta babas. Mi mente sigue estando lúcida. 6 de noviembre: Esto es el fin, la orina está llena de sangre... Morir de hambre es la peor muerte que existe; como siempre, la verdad nunca se sabe..."

Marcelle Pichon, probablemente, murió la misma noche. Su cuerpo, completamente deshidratado, pudo conservarse intacto por momificación natural.

(Texto sacado del libro Las Momias de Renato Grilletto)



Más información sobre el caso:
www.semana.com/mundo/articulo/morir-de-hambre-soledad/6956-3

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada