jueves, 25 de diciembre de 2014

Basta...

No hago otra cosa que ver y leer artículos escritos por hombres sobre qué es el feminismo, lo que a una mujer le conviene o no, lo que le puede gustar o no, incluso cómo debemos de actuar.

Bien pues en primer lugar, caballeros: No sois mujeres, no tenéis ni idea de lo que tenemos que soportar a diario, no podéis saber lo que piensa una mujer ya que no lo sois. Igual que yo no puedo decir lo que un hombre tiene que hacer, ni cómo tiene que vestir ni pensar. Solo os digo que ya esta bien de meteros tanto en la vida de la mujer.

En segundo lugar harta estoy (vamos, hasta el coño) de leer y oír frases de hombres como:

“La regla no duele”

Muy bien, chavalotes ¿vosotros la pasáis?  Es verdad que algunas mujeres tienen la suerte de que no les moleste cuando están en esos días, pero algunas lo pasan jodidamente mal: cólicos, náuseas, mareos, dolor horrible de ovarios, dolores de cabeza. ¿Por cierto, vosotros tenéis ovarios? Entonces cómo sabéis si duele o no, o lo que es un dolor de ovarios, por favor.

“Parir es como cagar  o tirarse un pedo fuerte”

Una frase muy simpática, me parto con ella. Cómo va doler parir, qué va, eso no es nada. Pero cómo os atrevéis a decir semejante burrada. Eso, señores, se nos abre a fuerza de dolor, desgarramientos vaginales y anales. Vamos como un pedete de los de recién levantada, vamos igual. (Uy perdón, es verdad, la mujeres no nos tiramos pedos).

“La menopausia, eso es un rollo de las mujeres”

Pedazos de cafres: Igual que hay mujeres que no sufren con la regla y otras sí. Tenemos desde jóvenes la regla todos los meses y, cuando por fin se nos retira, nos entran sofocos, llantos, malestar general, perdidas de calcio y de todo tipo. Engordamos, nos sentimos como el culo. Pero eso no es nada ¿verdad, chicos? Es verdad, no sabéis lo que es eso: no la pasaréis nunca, no sois mujeres.

“A esa le hace falta un pollazo bien dao”

La frase por excelencia del machote alfa, el que se cree que todo el mundo gira en torno a su polla. No nos hace falta tu pollazo, hombre, a algunas incluso no le gustan las pollas. No tienes entre tus piernas la vara mágica de la felicidad. Descansa un poco y dale más valor al cerebro, a los modales y sobre todo a respetar a las mujeres.

“Las mujeres no se tienen que tirar pedos”

Venga, hermanas, explotemos pues. O hinchémonos  y flotemos como un globo en forma de osito rosa. Pero será posible... Pues sí, nos tiramos pedos como vosotros. Algunas, las pobres, no se tiran pedos delante de su parejas, prefieren pasar dolores horribles antes de que su feminidad se esfume. Por el amor de dios, es un pedo: no pasa nada, es natural tirarse pedos. No vas a estar en una reunión y soltar más de uno. Pero si estás en tu casa y se escapa alguno, no pasa absolutamente nada, mujer.

“Una mujer debe ser femenina”

¿A qué te refieres? Falda (si puede ser corta mejor), tacones de aguja, bien peinada y maquillada. Sentarse con las piernas cruzadas, reírse como una pava de todo lo que el hombre quiera. Decir a todo que sí (todo lo que al tío se le antoje). Querer ser madre y buena esposa. Ser una autentica Barbie. Vaya, nunca lo había pensado: dios mío, no soy femenina. Moriré en una profunda agonía (ni de coña).

“No tenéis ni idea de política”

Ya aquí me río bastante. Es verdad, la política sólo es cosa de hombres. Perdonad ¿en que años vivimos?

“Las mujeres están mejor calladas”

Vosotros sí que tenéis que tener la boca cerradita, para las chorradas que soltáis.

Y así muchas de ellas, que por desgracia hoy en día se suelen escuchar o leer.

En tercer lugar, y no menos importante, algo que no soporto: Las mujeres en contra de mujeres, ya es el colmo. Ya con esas magníficas mujeres (las perfectas, por lo que se ve para el hombre) para qué queremos más. Nos insultan, les dan la razón a los caballeros poderosos y nos ponen de puta para arriba al ver que no tenemos sus mismas vidas.
Aquí van algunas de sus frases tan bonitas y encantadoras:

“Las mujeres están en el mundo para ser madres y buenas esposas”

Toma ya, patada en la boca a todas las que no queremos ser madres y no estamos casadas. A ver, que cada una tome su vida como le de la gana, ni ser madre es malo ni no querer serlo lo es.

“La mujer no debería ser policía, ni taxista, ni camionera…”

Pues nada, si nos ponemos de esa manera, ni doctora, ni abogada, ni profesora, nada. Estar en tu casa de ama de casa o como mucho ser la secretaria de un hombre. Es muy fuerte, joder, ya os vale decir eso.

“La mujer se debe quedar en casa, es el hombre el que debe traer el dinero”

Ya aquí me quedo muerta, pero será posible que haya mujeres que digan cosas como estas. Y una ya horrible es “Es normal que el hombre cobre más que la mujer”. Perdona, chata, tú eres tonta de remate, de  pequeña te caíste de cabeza y así te has quedado, bonita.

Mujeres con este pensamiento miedo me dan, en serio.

Ya esta bien de leer y escuchar tanta mierda sobre nosotras. Basta ya de oír los chistes malos sobre el olor de nuestro sexo: “Huele a pescado”, “Vaya peste a pescado podrido”... Frases tan horribles como cuando una mujer es mayor y se escucha decir a unos berracos “esa almeja está ya pasada”. Qué pasa, que a los tíos no os huele el pito. Claro que no, eso es divino. Cuando sois viejos seguís teniendo vuestra cosa igual que de jovencitos, venga ya.

La mujer cuando tienen canas parece una vieja, aunque tenga 30 años, y tiene que teñírselas. Por dios, que se os vea una cana es algo tan vergonzoso. Oye y mira tú por dónde, un hombre con canas es un maduro interesante, es atractivo.

Nos acostumbramos a escuchar tantas barbaridades hacia las mujeres que lo vemos ya como algo normal, frases como “A esa le partía todo el caca” “La ponía a cuatro patas como a una perra”. Pero ya vale, señores, que luego dice una mujer de romperos el ojete y todos a decirle a la mujer feminazi, guarra, esa tía odia a los hombres. “Por ahí atrás ni el pelo de una gamba”. Pero a nosotras nos tiene que gustar sí o sí, verdad, majetes. Pues a ver si os enteráis de una vez: el ojete lo tenemos igual que vosotros, es anatómicamente igual que el vuestro. Pero claro, rápidamente os entra el miedo de que eso sólo le guste a los maricones o a las mujeres. Pues ni a todas las mujeres les gusta y ni a todos los maricones. Pero fíjate qué curioso que a algunos hombres les guste y no son gay y no pasa nada.

No todas somos iguales, igual que todos los hombres (menos mal)  no son iguales.

Las mujeres no somos muñecas sin cerebro para el disfrute del hombre. Las mujeres meamos, cagamos, sudamos, lloramos, comemos,  reímos, sentimos, pensamos, nos enfadamos, nos peleamos, gritamos, nos duelen las cosas, nos gusta el sexo, nos emborrachamos, disfrutamos. Ya esta bien de que cuando algo es bueno y divertido sea la polla y cuando algo es malo  o aburrido sea un coñazo. Siempre lo femenino es malo, aburrido, tonto, débil. Lo masculino bueno, divertido, fuerte.

Las mujeres entonces para qué estamos: para el disfrute del hombre, sólo somos un pedazo de carne con curvas que se le puede guarrear por donde quiera el hombre, para ser sus criadas, sus cocineras, sus santas y las cuidadoras de sus hijos.
 Las mujeres, como vosotros, somos iguales, nos gusta tener libertad, poder pasear o entrar en algún lugar sin tener que ser vejadas por ello. Podemos tirarnos un pedete y no por eso ser unas guarras, podemos entrar en un bar y pedir unas cervezas con una amiga y que no te miren mal. Por favor, que hoy en día haya tíos (y tías) que si una mujer fuma la tachan de asquerosa... Ya no aguanto más, dejad de meteros en nuestras vidas, no somos vuestros juguetes. Somos personas, tratadnos con educación y respeto.

Nadie se tiene que meter con mis tetas cuando voy a comprar el pan, nadie me tiene que decir lo que me tengo que poner, ni mucho menos como pensar. Soy libre para tomar mis propias decisiones y no necesito a un hombre para que haga de protector ni de autoridad en mi vida. No soy débil, lucho por mi vida, por la vida que he decidido, y quiero vivirla tranquila, sin insultos, poder caminar tranquila sin miedo a que me digan cosas, a que me babeen, a que me violen. Trabajar en un lugar donde se respete si quiero ser madre o no y cobrar igual que mi compañero, y no menos por ser mujer. Quiero que me traten como a una persona y no que me traten como a una puta muñeca, ya que no lo soy.


Ya esta bien, señores. Basta.

viernes, 12 de diciembre de 2014

El Madero Chico


Antiguo bar a la entrada de un pueblo. Casi nada queda ya de lo que en su día fue.





Entrada a los baños y barra del local.



Entrada al salón


Salón



Lateral del local. Por la salida de humo pude meter la mano con mi cámara y hacer una foto desde arriba  y poder ver  lo que queda de la barra.

Desde arriba, interior de la barra.


lunes, 1 de diciembre de 2014

Libros de Infernalia

Todos los libros por ahora publicados en Infernalia.

Infernalia es una casa editorial siniestra fundada a comienzos de 2012 en España y dedicada a la publicación de las obras de un grupo de autores sobre ocultismo, magia, brujería, parapsicología y tradiciones oscuras.
video

Aquí puedes ver todos los libros a la venta.
http://casainfernalia.blogspot.com.es/p/los-libros.html